Archivos

El túnel del tiempo

Quien de mis familiares en 1938/40  podría imaginar que, sentado en Olivos, Bs. As., alguien vería en tiempo real la calle arenosa que llevaba de la plaza a la estación de FF.CC. donde llegaban turistas y caballos de polo para disfrutar las jornadas en el gran Hotel Victoria (luego La Favorita) con noches de baile a toda orquesta.

Donde hoy se lee Aguado Hogar, yo mismo veo el bar Fénix con el kiosco Pérez en la vereda, en la otra esquina la tienda La Zulema de la madre del gran amigio el Chino Abraham, la Farmacia Languasco, tapada a la webcam.por un arbolito. Las calles de tierra estaban medio metro más abajo que las veredas, con caballos al palenque.

En fin, obvió sin la techada, con días más perfumados y noches más estrelladas, pero siempre con historias de fantasmas y fenómenos inexplicables, mucho de los cuales los recuerdo o creo verlos pasar por esta misma webcam.

He tenido la fortuna de conocer bastante el planeta, pero mi elixir sigue siendo tomar el agua de la vertiente de La Toma.



1 comentario
  • Patricia Gomez
    Patricia Gomez GRACIAS JUAN POR COMPARTIR CON TODOS NOSOTROS UN PEDACITO DE TU HISTORIA, UNA MUY LINDA EMOCIÓN ME DIO AL LEER TUS PALABRAS, GRACIAS!!!
    12 de octubre de 2014